Sandra es de Zaragoza, y en un viaje por el mundo, conoció a Arbi, se conocieron y se enamoraron como si no hubiera un mañana y terminaron en Paris, los dos viviendo esa bendita locura. Cuando Sandra se puso en contacto conmigo para el reportaje, me contaba su idea de la boda, era como un cuento de hadas, y así fue toda la boda. En ceremonias como esta,  se ve como triunfa el amor por encima de todo. La boda se celebro en los salones del restaurante Espacio Ebro de Zaragoza.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This

¿Te gustan mis fotografías?

Te animo a que las compartas en tus redes sociales. Así me ayudarás a difundir el arte de fotografiar.